• Leer La Biblia

Marcos 15

“—¿Por qué? ¿Qué crimen ha cometido? Pero ellos gritaron aún más fuerte: —¡Crucifícalo!”

¿Por qué?

No hay razón. No es lógico.

Es una locura que Jesús, el Cristo, terminara así.

La pena de muerte mas denigrante, la cruz.

Jesús murió en una cruz como un homicida, juzgado injustamente.

Para Pilato era un asunto de satisfacer a la multitud.

Para los lideres religiosos un asunto de envidia.

Para las multitudes un momento de euforia y diversión.

Todos sabían que era inocente. Y el texto mismo nos lo deja claro.

¿Por qué murió?

Porque era necesario.

Era necesario salvar a los culpables.

Era necesario librarnos de la culpa.

Era necesario hacer inocentes a los culpables.

Jesús murió en la cruz en nuestro lugar.

Nosotros somos culpables, somos pecadores.

No hay forma ni manera de salvarnos.

Aunque quisiéramos pagar por nuestros pecados, no es suficiente.

Sería un sacrificio no grato.

Jesús murió en lugar de Barrabás, un rebelde condenado homicida.

Jesús murió por ti y por mí, rebeldes culpables pecadores.

Aún así, retumba la pregunta. ¿Por qué?

“Entonces Jesús, lanzando un fuerte grito, expiró. La cortina del santuario del templo se rasgó en dos, de arriba abajo. Y el centurión, que estaba frente a Jesús, al oír el grito y ver cómo murió, dijo: —¡Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios!”

Jesús, siendo inocente murió por los pecadores, porque sólo su sacrifico sería agradable al Padre porque Jesús es el Hijo de Dios.

Aquí el resumen:

Arresto

Juicio

Condena

Azotes

Cruz

Muerte

Yo, culpable.

Jesús, Inocente.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo