• Leer La Biblia

Hebreos 11


Hay un momento en la vida cristiana en el que la vista se nubla.

No podemos ver a Jesús nítidamente, claramente.

Hay dudas, parece que el evangelio no funciona.

La vida diaria me confronta con mi inclinación natural a pecar y con un mundo caído: pruebas, aflicciones, enfermedades, injusticias, etcétera.

¿Qué debo hacer para vivir?

Tener fe.

No en el sentido común de esta palabra, creer que algo bueno sucederá o en la suerte.

Tener fe en Jesucristo.

Pero ¿qué es fe?

“Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.”

Porque,

Sin fe no puedo agradar a Dios

Sin fe no puedo acercarme a Dios

Sin fe no puedo vivir para Dios

Lo que necesitamos para vivir es fe.

Fe en una Persona.

No es fe en mí, en un proyecto o en procedimiento (ritual).

Todos los personajes enlístados en este capítulo tienen una cosa en común. Pusieron su fe en UNA PERSONA.

No sabían quien era, como era, cuando vendría.

Creyeron a Dios.

Obedecieron a Dios.

Dispusieron sus vidas para que el plan de Dios se manifestara.

No entendían.

No sabían.

Creyeron y obedecieron.

Creyeron en el plan de Dios para rescatar a la humanidad.

Pusieron su fe en un Salvador, un Redentor, un Mesías.

Lo que yo necesito para vivir esta vida es fe en Jesús.

Necesito ser rescatado del pecado

Necesito ser rescatado de mí mismo

Necesito ser rescatado de mis fracasos como de mis victorias.

Necesito UN Salvador.

Necesito UN Redentor.

Necesito UN Mesías.

Necesito a Jesús.

Es la fe, la que nos libra de la inmadurez, pereza e incredulidad.

Tres cosas contra las que batallamos como cristianos.

“No todo esta mal en nosotros”, “Ahí la llevo”, podríamos decir.

El tema es que en nosotros esta todo el mal suficiente para arruinar nuestra vida y la de los demás.

Es a través de la fe, de poner mi confianza, de creer en una persona: Jesús

Es a través de mi fe en Jesús que puedo vivir; sabiendo y conociendo que Dios tiene un propósito claro para mi vida: Tener relación, estar en comunión con Él.

El todo del hombre es glorificar a Dios, agradarle.

Sin fe no le puedo glorificar.

No es fe para salir adelante en mi mundo.

Es fe para salir adelante en el mundo de Dios, en la realidad que vivimos, un mundo separado de Dios.

Hoy por la fe, podemos accesar al reino de Dios, podemos relacionarnos con el Rey, podemos disfrutar de las bendiciones del reino de Dios; pero no estamos destinados a este tiempo y espacio.

Hay un reino por venir, hay una ciudad por habitar, hay un Dios a quien mirar cara a cara, ya no en lo espiritual, sino en lo físico. Hay una vida eterna que vivir, sin lloro, sin congoja, sin pecado.

Hay un cuerpo espiritual que vestir para disfrutar de la eternidad de una relación con Dios, sin reservas, sin obstáculos.

¿Por qué buscar solo usar la fe y la palabra de Dios, para esta vida?

Fe para agradar a Dios.

Hebreos 11 nos muestra la fe en acción, en el día a día de personajes de la Biblia.

La fe les permitió vivir en este mundo sin dejar apuntar al mundo venidero.

La fe les permitió transitar este mundo, comer, vestir, reír, llorar, edificar, etcétera, sin dejar que esa vida les consumiera y apartara del plan eterno de Dios de redención.

Hoy, en nuestro tiempo, el plan eterno de Dios de redención ya se consumó, Jesucristo ha sido revelado.

Hoy no tenemos que andar a tientas. Es claro para nosotros, que el plan de Dios es JESUCRISTO.

La fe es la manera, es la llave, es la respuesta.

Cuando veo a Caín y Abel en el Genesis, la pregunta es ¿Por qué Dios se agradó de Abel?

Aquí la respuesta, por la fe.

Cuando leemos sobre Enoc, en tan solo dos o tres versos, nos quedamos absortos y dudosos al leer que no murió pero esta en el cielo, ¿Qué significa esto?

La respuesta es por la fe.

Cuando leemos de Noé, pensamos en la gran empresa que tuvo que hacer para construir un arca.

Cuando leemos a Abraham, no entendemos muchas cosas.

La respuesta es por la fe.

Así con Sara, Isaac, Jacob, José, Moisés, Rahab.

Aquí el resumen:

Certeza.

Convicción.

Fe.

Vida.

Jesús.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo