• Leer La Biblia

Lucas 24

—¿Eres tú el único peregrino en Jerusalén que no se ha enterado de todo lo que ha pasado recientemente?

Esta es la pregunta que dos discípulos caminando a Emaus le hacen a Jesús, después de su resurrección. No le reconocieron.

Jesús siendo Dios se hizo hombre, vivió y murió como hombre, para salvarnos.

No le reconocimos.

Jesús es un peregrino, un forastero. Atravesó esta tierra, recorrió el camino de la salvación trazado desde la eternidad.

De la eternidad al Edén.

Del Edén a Belén.

De Belén a la cruz.

De la cruz al sepulcro vacío.

Buscamos a Jesús en los lugares incorrectos, en la tumba de las obras muertas, en el sepulcro de la religión.

—¿Por qué buscan ustedes entre los muertos al que vive? No está aquí; ¡ha resucitado!

La resurrección es la respuesta de Dios al sacrificio agradable de Jesús en la cruz, por nuestros pecados.

La resurrección es el centro de nuestra fe.

No es una idea o concepto.

La resurrección es un hecho histórico.

Dios no decidió simplemente que Jesús muriera y resucitara.

Dios intervino en el mundo, en nuestro espacio y tiempo para salvarnos.

Dios siempre cumple lo que promete.

Dios sabe lo que tiene que hacer y cuando tiene que suceder.

Dios no llega tarde para salvar a la humanidad.

Dios llega en el momento preciso.

Tenemos cuatro evangelios, cuatro relatos, cuatro testimonios sobre la resurrección.

Los cuatro evangelios apuntan a la evidencia más contundente de la resurrección de Jesús: La tumba vacía y las apariciones corporales de Jesús.

En el relato de Lucas, podemos ver el impacto de la resurrección en los seres humanos.

Asombro, miedo, incredulidad, tristeza, perplejidad.

Las mujeres son las primeras en saber de la resurrección.

Los discípulos, seguidores de Jesús, olvidaron los anuncios que Jesús les hizo sobre su muerte y resurrección.

No creyeron a las mujeres.

La cruz y el sepulcro vacío de Jesús demandan una decisión: creer o no creer.

También somos forasteros en este mundo, estamos de paso. No seas el único, ni el último en saber las noticias de Jerusalén.

Aquí el resumen:

Una tumba vacía.

Mujeres asustadas.

Discípulos perplejos

Jesús vivo y resucitado.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo