• Leer La Biblia

Jonás 1-2

El reino de Israel fue conquistado y llevado cautivo por los asirios.

Así terminaron las diez tribus del norte.

Jonás es llamado por Dios a cumplir la misión de ir a predicar arrepentimiento a Nínive, la capital del imperio asirio.

Sí, ¡Jonás debía ir a los que había destruido a Israel!

Así como Jonás, Israel fue llamado a ser luz a las naciones. En lugar de obedecer al pacto, hizo lo contrario, dejó a Dios y se entregó a la idolatría y a las prácticas inmorales de sus vecinos.

Jonás acabó en el estómago de un gran pez; Israel fue digerido por un cruel imperio asirio que lo destruyó.

El trazo de la redención nos llevó de la opresión de Egipto a la libertad del desierto; del pacto en el Sinaí a la conquista de Canaán; de establecerse en la tierra prometida a convertirse una nación floreciente. Del esplendor a la división, a la idolatría y a la cautividad.

Jonás, ¿a dónde vas?

Jonás va en sentido contrario a la voluntad de Dios.

El trazo de la redención tiene una ruta distinta: Jope-estómago de un gran pez-Nínive.

Israel pensó de si mismo que estaba destruido.

Pero está historia nos enseña lo contrario.

Hay esperanza para Israel porque Dios es fiel.

Israel tiene que clamar a Dios, arrepentirse de su maldad y Dios los rescatará nuevamente.

Como cristianos tenemos una misión. Huimos de ella, nos vamos en sentido opuesto. Llega el momento en que sin pensarlo estamos atrapados, lejos de Dios, lejos de su voluntad.

Hoy tenemos oportunidad de clamar y pedirle ayuda.

Hoy tenemos oportunidad de volver a Él.

“«En mi angustia clamé al Señor, y él me respondió. Desde las entrañas del sepulcro pedí auxilio, y tú escuchaste mi clamor… “A lo profundo me arrojaste, al corazón mismo de los mares; las corrientes me envolvían, todas tus ondas y tus olas pasaban sobre mí. Y pensé: “He sido expulsado de tu presencia. ¿Cómo volveré a contemplar tu santo templo?… Los que siguen a ídolos vanos abandonan el amor de Dios. Yo, en cambio, te ofreceré sacrificios y cánticos de gratitud. Cumpliré las promesas que te hice. ¡La salvación viene del Señor!»”

Aquí el resumen:

Un profeta

Un gran pez

Una canción

Un gran Dios

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo