• Leer La Biblia

Génesis 17-18:15

Un solo pacto, no dos.

Pareciera que es un pacto adicional al relatado en Génesis 15, pero no. Como una obra teatral, este pacto es narrado en el texto bíblico en varios actos.

El relato va creciendo a través de la repetición para dejar claro el mensaje: El trazo de la redención de Dios atraviesa el pacto con Abraham.

Lo interesante es ver cómo se entrelazan los propósitos de Dios con los problemas de la vida de un ser humano, como Abram.

Abram vivía su vida pero un día Dios se le aparece, (se hace visible) y todo cambia: ciudad, familia, profesión y hasta su nombre.

Abram se convierte en Abraham.

Abraham no podía tener hijos pero tenía tremendas promesas de parte de Dios.

Pasaban los años, se hizo viejo y no sucedía nada.

Ahí estamos frente a la Escritura, ¿qué significa esto para mí?

Dios tiene cuidado de revelar y cumplir sus propósitos universales – la redención – y al mismo tiempo tiene el poder para presentarse a mi puerta, bendecirme y hacer que mi torpe vida sirva para sus propósitos.

Abram se convirtió en Abraham.

Aparición

Bendición

Circuncisión

Los encuentros con Dios son maravillosos pero igual producen lágrimas que risa.

Así como el pacto de Dios con Noé tuvo un signo – el arcoíris – este pacto con Abraham está sellado con la circuncisión.

¿Dios necesita señales? No

Pero Abraham si; necesitaba una señal en su cuerpo del pacto de Dios y produjo dolor.

A través de Abraham llegaría la bendición a todas las naciones de la tierra: Salvación.

Pero mientras Dios avanza con su plan, Abraham y Sara son viejos:

Llenos de promesas de Dios.

Llenos de ilusiones por un hijo.

Llenos de lágrimas.

Llenos de risa.

Aquí el resumen:

Pacto

Bendición

Naciones

Lágrimas y risas

Un Dios que aparece …

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo